Siempre libre

Siempre libre

Albert Llobet estudió Diseño Gráfico en Elisava pero en realidad lo suyo es la pintura. Nació en Figueres y adora el Empordà, dice que le ayuda a conectar con la naturaleza cuando está harto del estrés y las aglomeraciones de Barcelona. Aunque éstas últimas las necesita también. Su sello se resume en abstracción, crítica y acrílico. Utiliza una técnica mixta y temáticas sociales y políticas como la de su exposición llamada “9 razones para el 9N” o la crítica al materialismo excesivo de la navidad de “Alguien tenía que romper las bolas”. Le gusta emborracharse de ideas, está obsesionado con que su obra evolucione y admira a las personas que no tienen miedo a fracasar. Un poco como él. Siempre libre.

IMG_1787

Me gusta
emborracharme de ideas, en especial, cuando voy a ferias, exposiciones o museos. Leno el móvil de ideas de todo tipo, no discrimino ninguna idea que me parezca interesante aunque no tenga nada que ver con lo que estoy haciendo.

Detesto
tener la sensación de que mi obra no evoluciona. Intento ir evolucionando mi técnica sin forzar, fluyendo en el camino pero cuando veo que no evoluciono me pongo nervioso.

Admiro
la gente que sabe lo que quiere y que no tiene miedo al fracaso para conseguirlo.

Me enfada
vivir en un país dónde votar es delito.

Sueño con
que mis próximos viajes sean mis próximas exposiciones.

Mi mejor defecto es
planificar demasiado mi vida y no dar mucha oportunidad al azar para que intervenga. Adoro mis cuadros porque es en una de las únicas cosas donde veo y dejo que el azar tenga protagonismo.

No me deja dormir
cuando tengo una idea nueva. El momento de ir a dormir para mi mente es el momento ideal para darle vueltas a las ideas.

Cuando trabajo
no me puedo poner música, no me concentro. También es muy importante el sol y el viento, ya que mi trabajo tiene muchas capas y sino tardaría mucho tiempo. Digamos que mi técnica esta pensada para ser creada en el Empordà, donde dispongo de estas dos condiciones que me ayudan a agilizar mis obras.

Lo mejor de mi trabajo es
la libertad de crear, sin límite.

Y lo peor,
que después de esta libertad tan idealizada en mis creaciones, ésta tiene que ser entendida por el público. A lo mejor no sería lo peor pero sí que sería donde haces el examen.

Me obsesionan
las texturas. Pero para ser más preciso, estoy enamorado de una cosa en particular. El típico lugar en las paredes de las calles donde se ponen cientos de posters y a mesura que pasa el tiempo se crean esas mezclas de colores y texturas debido a tantísimas capas de posters puestos uno encima del otro, rotos, dañados por el sol y la lluvia. Esa sensación de decadencia y paso del tiempo.

Me da miedo
llegar a los 30. Tendré que plantearme las cosas más seriamente (o eso dicen).

No podría vivir
sólo dedicándome a una profesión en concreto. Me encanta hacer proyectos que, a veces, no tienen nada que ver con lo mío.

Mi proceso creativo es
evolutivo. A mesura que voy trabajando mis piezas voy descubriendo nuevas técnicas, nuevas texturas y año a año me doy cuenta de la evolución de las obras.

Para mí, tener una profesión creativa significa
tener la posibilidad de mantener mi mente en un proceso de diversión constante.

Me gustaría trabajar/colaborar con
Fantasiosa Utamaro, un artista de Tokio que sufre acromatopsia y aún viendo sólo en blanco y negro tiene unos proyectos impresionantes en color.

Si tuviera que recomendar el trabajo de alguien sería
el de Eudald de Juana, un tremendo escultor de mi región.

Lo que poca gente sabe de mí es que
empecé el bachillerato artístico con la idea de estudiar INEF. Se me daba bien dibujar así que mi objetivo era que esta habilidad me ayudase a sacar buenas notas para entrar en la carrera que quería. Al final me cautivaron las clases de dibujo artístico y tomé la decisión de estudiar diseño.

En mi nevera nunca falta
comida saludable: algas, quínoa, chía o cereales integrales. Me encanta cocinar y saber que lo que estoy comiendo me ayuda a sentirme bien y en forma.

Si no viviera donde vivo, viviría en
NYC.

Si no me dedicara a lo que me dedico, sería
diseñador, no sabría especificar qué tipo porque me gustan bastantes disciplinas en general, pero el hecho de crear me apasiona.

Mi lema de vida es
«No hay casualidades, todo pasa por algo».

De aquí a 10 años me imagino
entre el Empordà y Barcelona, el ying i el yang. Necesito la ciudad para conectarme al mundo. El estrés, las aglomeraciones. Y el Empordà para conectarme con la naturaleza y con mi familia.

¿Quieres despertar tu lado más creativo?
http://www.elisava.net/en/master-creative-process

1200-m-yneranemeny5arymupeqavezega7y4ene6amutusypube8e2egaje2amu3y8ygydujyby9uty7enymasa5ahene7y4u8yqe6u9em1486376748 1200-m-gapuzezuqy8ere6ehe5a4agade5a9ypyny3a5a6ehuhe2yhudy6a7yhubyzetu7utuqepuge5e8u8uturese5apurunype9aju7y1486112203 1200-m-ga7agu6aryhynurymapugu4eje2aga9uju6uqagyjy5ahudu8anerajepapejurabese6abu3yna6e8a2u3ebyvyzavygy9ybequ1480341185600-m-7yma6e8yra7anu2u5anu4yduhunazavuheqysyme9a3enyma9abu9y6ery5utesygyvebene4agahu8y4u3e7e4uvyja4e3yqenu1480608393