No más canelones de mamá

No más canelones de mamá

Carlos Román de No más – de mamá (ahora en El Comidista y en FUET magazine) preparó esta receta como trueque de amor. Lo que no sabemos es si funcionó, ni qué es lo que quería a cambio. Lo que tenemos claro es que, por allá el 2011, sonaba My Boy John – Baby Jane & The Rockabyes de fondo. ¡Por los viejos tiempos! Y por el amor, claro.

TheCreativeNet - Carlos Román

Ingredientes

(Para 3 personas)

— 400 g de mató (o de ricotta)
— Piel rallada de 1 limón
— 20 placas para canelones
— 600 g de tomate triturado
— 10 tomates secos (opcional)
— 200 ml de agua (opcional)
— 30-35 hojas de albahaca
— 3 dientes de ajo
— 1 cayena
— 100 g de parmesano
— Aceite de oliva virgen extra
— Sal y pimienta

 Instrucciones

1. Calentar una sartén amplia o una cacerola, añadir un chorrito de aceite de oliva virgen extra y rehogar los ajos golpeados y la cayena. Cuando empiecen a dorarse, agregar el tomate triturado, la mitad de la albahaca, los tomates secos y el agua —esta última solo en caso de usar tomates secos—. Dejar cocer unos 20-30 minutos, rectificar la sazón y la acidez, retirar del calor, quitar la cayena, triturar y reservar.

2. Lavar bien el limón y sacar la ralladura de su piel. Añadirla al mató, salpimentar y remover bien. Reservar.

3. Calentar agua en otra cacerola. Cuando rompa a hervir, bajar el fuego, añadir sal y cocer las placas durante 5 minutos. Retirar y reservar en un paño limpio.

4. Precalentar el horno con calor arriba y abajo a 250ºC.

5. Extender unas cucharadas en el fondo de un recipiente apto para el horno.

6. Rellenar las placas de canelones con una cucharada grande de la mezcla de mató y piel de limón. Cerrar y echar por encima del tomate esparcido en el recipiente. Repetir la operación hasta hacer todos los canelones.

7. Cubrir los canelones con el resto de las hojas de albahaca, la salsa de tomate y el parmesano rallado. Hornear durante 10-15 minutos o hasta que parte de la salsa se haya evaporado y el queso se haya gratinado. Servir.

Foto de portada de La Chica del Flequillo