Versionando. ¿Creatividad o falta de imaginación?

DanCretuportada

Versionando. ¿Creatividad o falta de imaginación?

- 12 February 2018

Sorry, this entry is only available in European Spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

Hemos oído que hacer una versión es sinónimo de estar falto de ideas. Imitar porque no se es capaz de mostrar algo propio. Pero versionar se trata de dar un valor nuevo a algo que ya existe. De inspirarse en otros. Y de hecho, cualquier expresión significa la versión de otra. Lo enteramente original no existe en sí. Solo que a veces la inspiración previa se nos hace más evidente y entonces lo llamamos versión.

Y a las covers musicales y los reboots cinematográficos estamos bastante acostumbrados ya. Pero poco hablamos de las “copias” que se hacen de algunas de las obras más potentes de la historia del arte. Las que encontramos en museos frente a turistas entusiasmados con cámaras de fotos y móviles. Dar un nuevo sentido a estos clásicos puede ser una herramienta fuerte de crítica. O una posibilidad de añadirles un significado adicional a los que ya tenían. Veamos algunos ejemplos.

 

Dan Cretu - Narcissus

Dan Cretu

Crítica social en clave de humor. Jugando con algunas de las esculturas, pinturas y fotografías más respetadas de la historia del arte. Como este Eco y Narcissus de J. W. Waterhouse. Aquí Dan Cretu añade el toque necesario al cuadro para quejarse de las redes sociales. O más bien, del uso que les damos. Y las actitudes que desarrollan en nosotros. Simplemente brillante. Si no le seguís (irónicamente) en Instagram, tardáis.

 

Rino Stefano

Dar movimiento a lo estático. Hacer audiovisual una pintura renacentista de Caravaggio o una romántica de Caspar David Friedrich. Eso hizo Stefano en su cortometraje Beauty. Dar vida a decenas y decenas de cuadros que hemos visto millones de veces congelados. Vio la luz en 2014 y la crítica y el público se volvieron locos. De entusiasmo. Este artista italiano es la prueba más evidente de que versionar obras anteriores es un marco de posibilidades. De darles un valor añadido. Una oda a obras magníficas, elevando lo bonito de ellas.

 

Adam Lister

Adam Lister

Adicto al lenguaje pixelar. Entusiasta de la estética geométrica y el juego de texturas y colores. Así es Adam Lister. Y una vez hayas visto alguna de sus obras, sabrás reconocer todas las demás al instante. Ha sido capaz de crear un estilo único, que no puede compararse a nada más. Y aunque también nos brinda cuadros de parajes propios, suele copiar clásicos a su manera. Ha transformado obras tan míticas como El Dormitorio en Arlés de Van Gogh, La Gioconda de Da Vinci o esta escena de la Capilla Sixtina.

 

Hello-Mar-by-John-Paul-Fauves-650x650

John Paul Fauves

Artista contemporáneo originario de Costa Rica. Aclamado en todo el mundo. En su colección más conocida hasta ahora, The Loss of Innocence (que dio la vuelta al planeta de galería en galería), presentaba cuadros como este. Imagen pop. Con referentes claros como Picasso o la estética de Disney. En este caso, haciendo mutar uno de los retratos más conocidos de Marilyn Monroe. Obra de Andy Warhol, por quien John Paul Fauves ha admitido sentir una devoción absoluta.

 

MichaelMoccia

Michael Moccia

Todos hemos pintarrajeado un ticket de compra o un posavasos en un bar si teníamos boli a mano. Pero lo de este artista italiano es otro nivel. Lo ha convertido en su firma. Un estilo propio, sello preciado. A través de las redes sociales, comparte fotografías de tickets de restaurante sobre los que adapta grandes obras mundialmente conocidas. Van Gogh, Michelangelo, Vermeer… O los míticos relojes de Dalí. Una simpática manera de enseñarnos las obras pictóricas más famosas de todos los tiempos. Las hemos visto mil veces, pero nunca así.

*La obra de portada es de Dan Cretu