La Gioconda de excursión. ¿Democratización del arte?

mona_lisa_gioconda1

La Gioconda de excursión. ¿Democratización del arte?

Sorry, this entry is only available in Catalan and European Spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in one of the available alternative languages. You may click one of the links to switch the site language to another available language.

El hombre ha hecho del arte una cosa estática. Que permanece en el mismo sitio años, décadas y siglos. Que se convierte en el símbolo de una ciudad, un museo. El David de Florencia. El grito de Oslo. Y, por supuesto, la Mona Lisa de París.

Pocas veces impactan las palabras de un ministro de cultura. Pero el otro día, sucedió. Françoise Nyssen dijo que quiere llevar a la Mona Lisa de tour por Francia. Sí, la de Da Vinci. No solo eso, sino que se iba a reunir con el director del Louvre para discutirlo.

Dice que es una estrategia para democratizar el arte. Trabajar en contra la segregación cultural. ¿Por qué deberían permanecer las grandes obras en un mismo lugar? La Mona Lisa lleva casi 500 años en París. Y la ministra quiere organizar un tour con algunas de las obras más importantes del museo. Para que gente de todo el país pueda verlas en directo. Y así dejar de conformarse con las fotografías que les enseñan sus amigos que han ido de vacaciones a la ciudad de la luz.

Muchas veces se ha discutido el sentido de conservar una obra lejos de su país de orígen. Que hoy la Mona Lisa ya es parisina. Y olvidamos a veces lo que tiene que ver con Italia y lo “poco” que pertenece a Francia. Pero en este caso ya no hablamos de la expropiación de la obra. No discutimos devolver las piezas a sus ciudades de orígen. Si no que vamos más allá. Queremos descontextualizarlas de un espacio. Hacerlas rotar. Viajar. Enseñarlas al mundo poniéndolas en marcha.

Las palabras de Nyssen destapan un conflicto poco hablado. En sus argumentos hay cierto sentido, razón. Aunque cabría preguntarle a la ministra si dejaría que La Gioconda cruzara las fronteras francesas. Si sus palabras muestran la intención de democratizar el arte o son más bien evidencia de orgullo patriótico.  Si mover a La Mona Lisa no es un paso atrás en la apropiación artística, sino uno hacia delante.