Conversaciones con Random Happiness ¿Cómo será el #like del siglo XXII?

Conversaciones con Random Happiness ¿Cómo será el #like del siglo XXII?

- 12 December 2019

Cuestionar el status quo. Repensar el futuro y la forma en la que nos comunicamos en el universo digital. ¿Cómo se concibe, actualmente, la religión? ¿”God For Free”? Generar un diálogo sano y una posición activa con respecto a los Futuros que queremos y ver como centros artísticos y culturales están sirviendo como contextos de discusión y acción social sobre temas que deberían ser, al menos en parte, materia de discusión política. 

Eso y mucho más en una conversación con los members de Random Happiness, generadores de expos y workshops que invitan a activar la mente y repensar conceptos, estructuras y cánones establecidos. La felicidad de las experiencias; proyectos sobre futuros utópicos o distópicos, reflexionar sobre nuestra realidad. Compartir el ojo crítico.

Are we free? Are we data slaves? Mundo físico, digital y religión. Identidades y redes sociales. Acción, reacción. Welcome to Random Happiness, welcome to the group of creators, agents of change, committed happiness as a revolutionary tool. #RandomHappiness Luz, luz, luz. 

Cómo en su web, tú eliges por qué camino empezar, el cómo leer esta entrevista. Action or reaction? Critical eye, make your own choices & listen, listen and re-think a lot. 

Action or reaction? 

Via #action:

Felicidad como herramienta revolucionaria. Action como educación. Este octubre presentasteis el workshop ‘God For Free’ x Tate Exchange, parte de la conferencia #HigherResolution by Hyphen Labs. ¿Por qué ‘God For Free’ y cómo encaja dentro de la Higher Resolution? 

Hyphen Labs construyó con Higher Resolution un marco ideal para hablar de las relaciones de las personas con las plataformas digitales. Desde Random Happiness queríamos reflexionar sobre una perspectiva de esas relaciones, la de la religiosidad en el mundo actual. Desde nuestro punto de vista la religión no ha sabido reciclarse en términos de medios y mensajes a la hora de dar respuestas y paz a las personas de nuestra sociedad. Esa falta de actualización es la que nos sirve de hilo conductor para el workshop, utilizando el fictional design y el hackeo de medios como herramientas de creación. 

Leemos en vuestra web (muy top, por cierto) que a través de los workshops exploráis presentes y futuros. ¿Cómo encaja ‘God For Free’ dentro de este marco? ¿Qué os sorprendió de las personas que participaron? 

Antes de nada muchas gracias. Nos gustaría tener más tiempo para tenerla 100% actualizada pero ya sabes que en casa del herrero…

“God for free”, como las demás piezas que generamos, pretendemos que sean puntos de partida. Pequeños statements que nos permitan abrir diálogos sobre temas que consideramos importantes. Y ese es el primer paso para detonar cambios: generar un diálogo sano y una posición activa con respecto a los futuros que queremos. 

La gente siempre nos sorprende. Es lo mejor de lo que hacemos. Esta vez conocimos a Bárbara, una mujer de 89 años que vive enfrente del Tate Museum y que participó en el workshop porque, según sus propias palabras, siente la necesidad de estar conectada a las generaciones más jóvenes. 

Colaboráis con universidades, instituciones & empresas. ¿Desde dónde creéis que se puede generar más impacto a la hora de reeducar a toda una sociedad (Unis vs. instituciones culturales vs. big corps.)? ¿Lo veis posible o es una utopía? 

Reeducar completamente es demasiado ambicioso y parte de tener la razón y divulgarla. Nosotros preferimos compartir nuestro pensamiento crítico para generar más personas conscientes y con una visión propia. Pensamos que desde ahí se genera el cambio, desde las personas. Tenemos la oportunidad de trabajar con empresas líderes, personas clave en cadenas de decisión y con estudiantes de grado, máster o doctorado. Podemos impactar realmente a esa gente y tratar de contagiarles nuestras ganas de crear y decidir sobre nuestros futuros en plural. A eso nos referimos cuando hablamos de la felicidad como una herramienta revolucionaria. 

Nos encanta la manera en la que dais otras vidas u otras funciones a objetos, conceptos o imaginarios a partir del diseño; como en el workshop Hacker’s Bazaar o en Totems of Today. ¿Qué haríais con una silla? ¿Y, con una lavadora? 

Aquí vamos a hacer trampa y a  devolverte la pregunta: ¿Qué harías tú? Nos encantaría ver cómo respondes a uno de nuestros workshops, o como lo haría tu vecino, el director del MACBA o Bibiana. Somos de hacer y de hacer ahora, cuanto antes. Y de aprender haciendo junto a los demás. Learning by doing together.

Generamos entornos libres e inspiradores en los que aprendemos experimentando. Eso bien podría describir los dos workshops que mencionas y, en general, la mayoría de  nuestros workshops y acciones en educación.  

Los recursos naturales son limitados y nos los estamos fumando. ¿Podrían estos workshops (por necesidad) llegar a ser nuestro día a día del futuro?

Podrían serlo o no. Es decir, sean futuros utópicos o distópicos con los que trabajamos, la idea es que nos sirvan de excusa para pensar y crear, para transportarnos y enfrentarnos a situaciones que nos hagan aprender. Por si en algún momento, queramos o no, tenemos que lidiar con algo parecido. 

Via #reaction:

Reaction cómo artistic work. Cambiar el ‘unhappy status quo’. ¿Por qué hemos llegado a esta unhappiness? 

Lejos de entrar a definir este “unhappy status quo” y qué hemos hecho para llegar aquí, sí que tenemos claro que hay un sentimiento generalizado de dejarse llevar por la corriente, de apatía, de haber perdido las riendas. Las mismas alas de avión en cada foto, el verano infinito de Instagram, las mismas declaraciones de amor exageradas… y más de lo mismo porque te ha gustado, y si te ha gustado quiere decir que claramente quieres volver a ver más y más de lo mismo. 

Las mismas demostraciones de “felicidad”, con muchas comillas, esa fuerza de show off que define lo que deberíamos consumir, hacer, creer o sentir para ser felices o sentirnos realizados. Así es como lo hacen los demás y eso se convierte en un espejo peligroso al que imitar.  El mundo global es necesario pero debemos cuidar que no deje de ser profundamente plural, poliédrico, si no queremos perdernos del todo. 

Y ahí entra el arte como reacción, como golpe en la mesa de la emoción que nos libera por un momento y, esperemos, nos activa. 

¿Y, cómo afecta nuestra relación con plataformas digitales & the power behind tech a nuestra felicidad? 

No estamos de acuerdo con el discurso fácil que demoniza las plataformas digitales. Dicho esto, nuestra relación con la tecnología ha marcado la relación que tenemos con otras personas, influye en nuestra capacidad de foco, determina el nuevo sistema económico en constante evolución… No podemos negarlo. 

En cuanto a lo que se refiere al plano personal: scroll, scroll, scroll, left, left, right. Double check. Visto. Fenómenos como el del “blind scroll”, revisando feeds o stories con la percepción de no haber asimilado nada de lo visto, o la propia tendencia de las grandes empresas de dispositivos y contenidos a mostrarnos nuestros datos de uso, nos dan pistas sobre el impacto de las plataformas en nuestra sensación de felicidad. La clave vuelve a estar en manos de las personas. 

Ahora pensamos en Likepad. ¿Creéis que la incoherencia entre nuestra identidad física y digital nos está volviendo locos? 

No creemos que lleguemos a la locura pero sí que existen muchos “yo” que conforman lo que somos. Siempre ha sido así, ahora solo estamos aprendiendo como sociedad a gestionar el impacto de los medios digitales en esa pluralidad. Es nuevo para todos. 

No hablas igual a tu jefe que a un posible ligue en un bar ni pones la misma foto en Tinder que en LinkedIn. La diferencia es que los medios actuales convierten esa expresión de uno mismo en tangible, medible y perdurable. Creemos que es interesante reflexionar sobre nuestra identidad hoy a través de nuestras interacciones digitales. 

¿Cómo sería un ‘like’ en el siglo XVIII? ¿Y, en el XIX? 

Una despedida al final de una carta en una relación epistolar, una pulgar hacia arriba que decide sobre la vida de una persona, una bandera a media asta en un balcón… Demostraciones públicas que, en parte, definen quienes somos.  

¿Y, cómo será el ‘like’ del siglo XXII?

Invisible, con sabor a trufa y quizá sirva como moneda de cambio. 

Tate Exchange y Hyphen-Labs os seleccionaron para formar parte de Higher Resolution, una conferencia artística en el TATE con vuestra instalación. ¿Qué inputs os llevasteis?  Con cada viaje y cada nuevo país nos damos más cuenta del gran impacto de los museos en la sociedad actual. El Tate como institución está llevando a cabo una labor espectacular. 

Privacidad, política digital, el impacto de la tecnología en próximas generaciones… Es interesante ver como centros artísticos y culturales están sirviendo como contextos de discusión y acción social sobre temas que deberían ser, al menos en parte, materia de discusión política. 

Y, ¿con qué Gif explicaríais la experiencia?

Si pudierais ver el futuro por Netflix, ¿os suscribiríais? 

Somos más de hacer que de ver. 

Gracias gracias gracias Random Happiness team. #nice2meetU See you soon!

By Irene Serra & Isaac Cervera

http://random-happiness.com/