5 películas míticas que pasaron por el Festival de Sitges

5 películas míticas que pasaron por el Festival de Sitges

 

Este año el Festival Internacional de Cine Fantástico de Sitges cumple 50 años. Por sus pantallas han pasado miles de películas y resulta casi imposible poder hacer una pequeña selección. Pero sí que es verdad que si miramos atrás nos pueden sorprender la cantidad de películas que se proyectaron en las pantallas de Sitges y que se han acabado convirtiendo en iconos de los últimos tiempos.

1. Terciopelo Azul (1986)

Mejor película y mejor fotografía en el Festival de Sitges. Este clásico de David Lynch tiene tantos fans como detractores. Una misteriosa intriga que desvelará extraños sucesos acontecidos en una pequeña localidad de Carolina del Norte. Narrado al más puro estilo Lynch.

2. Reservoir Dogs (1992)

Mejor director y mejor guión en el Festival de Sitges. Nadie habría dicho en octubre de 1992 que el joven Tarantino se convertiría en uno de los grandes de Hollywood. Reservoir Dogs es una de las películas más míticas y contundentes del cine contemporáneo. Violencia y humor de un director que en 10 años ha pasado del culto al clásico.

 3. Pesadilla antes de Navidad (1994)

Esta película de animación es una absoluta obra maestra sin precedentes en la historia del cine. Cuando un esqueleto llamado Jack descubre la Navidad se queda fascinado y decide mejorarla. Aunque su visión de la festividad es totalmente contraria al espíritu navideño. Sólo su novia Sally es consciente del error que está cometiendo.

4. Memento (2000)

La memoria de un investigador de una agencia de seguros está irreversiblemente dañada debido a un golpe sufrido en la cabeza, cuando intentaba evitar el asesinato de su mujer. Este es el último hecho que recuerda del pasado. Así empieza este rompecabezas basado en un sinfín de realidades paralelas perfectamente trazadas. Una película que todo cineasta tiene en mente.

5. Amélie (2001)

Amélie es una chica muy especial. A los 22 años descubre que su objetivo en la vida es arreglar la vida de los demás. Esta película francesa de Jean-Pierre Jeunet se ha convertido en un imperdible de los últimos tiempos. Un verdadero tributo a la fantasía que mezcla a la perfección lo real con lo surreal.