Verde, verde, verde

portada

Verde, verde, verde

- 28 noviembre 2016

Naturaleza y paisajismo. Alejandra Coll se hace llamar Asilvestrada porque de pequeña su madre la llamaba así. Rebelde, espontánea. Natural. Con 21 años hizo un viaje por el mundo que le abrió los ojos. Y desde entonces dejó de mirarse al ombligo. Al volver, estudió Diseño De Jardines entre Barcelona y Londres. Y desde entonces = jardines, huertos, terrazas. A Alejandra le gusta aprender constantemente. Porque es cuando está en contacto con la naturaleza cuando siente que evoluciona como persona. Y lo que intenta, siempre, es acercar (otra vez) la naturaleza a las personas.

Asilvestrada1

Me gusta
la naturalidad.

Detesto
las apariencias.

Admiro
la humildad.

Me enfada
el victimismo.

Sueño con
una civilización más conectada con la naturaleza y la intuición.

Mi mejor defecto es
que me apasionan tantos temas que me falta tiempo para profundizar.

No me deja dormir
un conflicto emocional.

Cuando trabajo
me trabajo.

Lo mejor de mi trabajo es
la gente con la que colaboro.

Y lo peor,
tener que estar enganchada al teléfono.

Me obsesiona
aprender.

Me da miedo
que mi proyecto profesional crezca a costa de mi libertad personal.

No puedo vivir sin
plantas cerca.

Mi proceso creativo es
desordenado.

Me inspira
casi cualquier cosa.

Para mí, tener una profesión creativa significa
tener un estilo de vida creativo.

Me gustaría trabajar/colaborar con
personas de las que poder nutrirme y aprender.

Si tuviera que recomendar el trabajo de alguien sería
el de mi amiga Helena Puig y su estudio Piedra Papel Tijera Interiorismo.

Lo que poca gente sabe de mí es que
soy más vulnerable de lo que parezco.

En mi nevera nunca falta
queso.

Si no viviera donde vivo, viviría en
la Garrotxa.

Si no me dedicara a lo que me dedico, sería
experta en plantas medicinales, pociones, brebajes y mejunjes.

Mi lema de vida es
«lo único constante es el cambio».

De aquí a 10 años me imagino en
plena montaña.

unnamed (5) unnamed (7) unnamed (4) unnamed (3) unnamed (1)