Van Gogh no estaba loco

VanGogh--Bedroom--1888--VanGoghMuseumAmsterdam--1400

Van Gogh no estaba loco

Disculpa, pero esta entrada está disponible sólo en Inglés Estadounidense. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

O eso ha dicho un grupo de expertos del museo Van Gogh de Ámsterdam. Formados por trece historiadores del arte, seis psiquiatras y dos psicólogos. Está claro que algo pasaba con Vincent, pero la patología fue descartada con firmeza. Quizá gracias a esto podemos descartar de una vez el mito del genio loco, que ha empujado a la creencia de que la creatividad y la locura están necesariamente relacionadas.

Van Gogh nunca habría podido pintar muchas de sus obras si hubiera tomado medicación psicotrópica para su presunta enfermedad. Por lo que el veredicto final de estos expertos fue que Vincent era ferozmente obstinado, difícil, impulsivo y absorto en sí mismo. Su aplastante y constante soledad, pobreza, desnutrición y abuso crónico del alcohol contribuyeron a sus breves episodios psicóticos. Y aunque acabó suicidándose (a los 37 años, después de sólo 10 años de pintura), no existen pruebas evidentes de que sufriera una enfermedad mental continua. Y mucho menos mostró nunca síntomas de trastorno bipolar.