Pura combustión

portada

Pura combustión

Periodista y melómana. Aïda Camprubí es una chica riot, bajista con actitud powerviolence en el grupo de punk Sictor Valdaña & The Check This Outs, librera en Lino Microlibreria Mutante de Blackie Books, runner nivel hooligan del Primera Persona y coordinadora del BCBlog de BCore y las secciones de opinión y libros de Gent Normal. Sobre el periodismo, en su caso, es casi una cuestión genética. Escribe en Rockdelux y en O Estudio Creativo. Y asegura trabajar más de lo que habla, y eso es mucho decir.

Me gustan
los mimos y mandar. Soy una domina dulce.

Detesto
los karaokes –es un odio injustificado e irracional- y la música ñoña que carece de sensibilidad.

Admiro
a lxs buenxs contadorxs de historias.

Me enfada
todo, pero soy de combustión rápida y el cabreo me dura muy poco.

Sueño con
habitaciones en las que he vivido, gatitos, sexo (por separado, nada de zoofilia) y un parque de atracciones terrorífico al que siempre vuelvo cuando tengo pesadillas.

Mi mejor defecto es
una energía descontrolada.

No me deja dormir
el speed, creo que con lo demás duermo bien.

Cuando trabajo
se prende una hoguera en mi cabeza y saco humo por los orificios.

Lo mejor de mi trabajo es
la pirotecnia mental en la que me sumerge.

Y lo peor,
que me quemo, siempre.

Me obsesiona
llegar al núcleo de la cuestión, entender de qué me hablan los artistas con los que trabajo.

Me da miedo
Suspiria de Dario Argento. Desde que la vi no puedo ver unas sabanas ahuecadas sin pensar que duerme el mismísimo diablo en ellas.

No puedo vivir sin
la tranquilidad. Necesito momentos de descanso para restaurar la calma.

Mi proceso creativo es
una extenuante carrera de documentación y empatía.

Me inspira
todo, ¿a alguien le inspira una sola cosa?

Para mí, tener una profesión creativa significa
tener cualquier tipo de profesión que te interese.

Me gustaría trabajar/colaborar con
las playlist de Yajña o Big Freedia, y con ambos colaboré este fin de semana.

Si tuviera que recomendar el trabajo de alguien sería
el de Sergi Alejandre y Andrea Pérez con Cønjuntø Vacíø  y Dead Moon Records. Traen la música más interesante que existe actualmente en la ciudad y les dejo que me recomienden cualquier disco o banda a ciegas.

Lo que poca gente sabe de mí es que
me llamo Hinojosa de segundo apellido y soy medio cordobesa. Pero no acostumbro a esconder nada, soy como un libro abierto.

En mi nevera nunca falta
cerveza y mezcal bien frío (¡a ver si nos terminamos la maldita botella de una vez!)

Si no viviera donde vivo, viviría en
Sant Feliu de Codines, en un pequeño y viejo ático de veraneo con terraza que da a los Riscos de Bertí y que tiene una piscina hinchable para espachurrarse tan ricamente cuando le da el sol.

Si no me dedicara a lo que me dedico, sería
feliz haciendo cualquier otra cosa. Aplico la misma intensidad a todo lo que hago.

Mi lema de vida es
«La vida siempre moviliza un exceso de energía que se debe consumir»; lo he copiado de Bataille.

De aquí a 10 años me imagino en
la piscina que os decía, y con la botella de mezcal terminada. ¡Quizás hasta abriendo otra!