Aprender para desaprender

Marc Pallares07

Aprender para desaprender

Ilustración. Colores pastel. Diseño gráfico. Y mucho pop. Marc Pallarès es ilustrador especializado en Publicidad Creativa. Ha trabajado como director de arte en las agencias TBWA y en Temas de Comunicación Publicitaria. Pero en 2014 decide montar su propio estudio, y desde entonces no ha parado. Hiperactividad, infinidad de proyectos y una libreta y un lápiz SIEMPRE en la mesita de noche. La cabeza de Marc nunca para. Y la música tampoco. Le sirve como referente, inspiración y como banda sonora de su obra. Dice que cambia de obsesiones todas las semanas, y también de miedos. Pero sus mayores referentes son las relaciones humanas: sus amigos, su familia. Y el amor.

TheCreativeNet - Marc Pallarès by Laia Gutiérrez
Foto de Laia Gutiérrez

Me gustan
muchas cosas. Tengo temporadas en las que me gusta pintar, otras temporadas donde sólo hago proyectos de ilustración, diseño gráfico y creatividad publicitaria. Últimamente me gusta mucho el mundo de la animación. Es por eso que muchas veces no saben qué etiqueta ponerme. Me gusta ser multidisciplinar. Eso sí, en todos mis proyectos me gusta explicar historias. Todos estos relatos son parte de mi cotidianidad.

Detesto
no hacer nada o perder el tiempo. Soy muy hiperactivo y mi cabeza está siempre pensando.

Admiro
a Jesús y a Angelina, mis padres. Porque tienen un proyecto personal y laboral relacionado con el diseño industrial hinchable y que llega a todo el mundo desde las comarcas gerundenses. También admiro a mis amigos del mundo de la creatividad, por la persistencia y la ambición que ponen en todos sus proyectos.

Me enfada
el sistema con el que está organizado el mundo laboral, las cuotas de autónomos, los pagos, los cobros. Me enfada y me cabrea mucho esta manera de pertenecer a un engranaje que poco a poco te expulsa del sistema.

Sueño con
hacer un corto de animación o un videoclip. Cualquier cosa que signifique mezclar mi obra con música.

Mi mejor defecto es
tener muchos defectos. La lista es muy larga. Destacaría mi orden/desorden, que en mi cabeza tiene lógica, pero en el de las personas que me rodean no.

No me deja dormir
un proyecto que quiero que llegue lejos. Siempre me dejo una libreta y un lápiz junto a la cama. Últimamente estoy muy metido en la idea de llevar un proyecto ilustrado y musical al mundo editorial.

Cuando trabajo
me paso muchas horas pensando, leyendo y buscando referentes. Me gusta mucho pasarme horas delante del ordenador, de link en link, mirando webs, blogs, Instagrams y Youtube. Haciendo esbozos y a la vez creando y guardando imágenes en carpetas de Pinterest. Todo esto, escuchando música, siempre. Tengo listas de Spotify para todas estas horas de trabajo. No fallan nunca Sufjan Stevens, Sigur Ros o Nils Frahm.

Lo mejor de mi trabajo es
que cada día y cada proyecto es un nuevo reto. Me obliga a estar en continuo cambio y evolución, es necesario. Esto requiere que todo lo que hagamos, además de disfrutarlo, sea como un punto y seguido. El mundo de la creatividad es adrenalina “pal cuerpo”. Lo mejor también es que hago en todo momento lo que tengo ganas de hacer. Llevar siempre encima una libreta, un lápiz y una cámara y saber que puedo pensar ideas siempre, apuntarlas y dibujarlas, esté donde esté.

Y lo peor,
la percepción que mucha gente tiene sobre la creatividad, la cultura, el arte y la ilustración. Esto se ve repercutido en poca presencia en los medios, menos espacios y presupuestos destinados a la cultura y, por consecuente, la falta de credibilidad. Todavía faltan ideas y plataformas que potencien los proyectos relacionados con el arte y la creatividad.

Mi proceso creativo es
buscar y estudiar a mis referentes. Imaginar cómo han trabajado y extrapolarlo a mis proyectos. Me gusta imaginarme los proyectos y asociarlos a canciones que me obsesionan en ese momento. Me imagino el resultado final y cómo se puede entender la historia que explico. Hago muchos esbozos, todo a lápiz y después lo monto en collages con fotos o ilustración digital. Me encanta perder el tiempo en el Photoshop. Elijo formatos, materiales y empiezo a trabajar. Me paso muchas horas ilustrando, consiguiendo formas y texturas.

Me inspiran
las relaciones humanas,  sin ninguna voluntad de sonar típico, fácil y banal. También me inspira el amor (mucho cursi y cuqui, lo sé), el luto, las letras de las canciones, las melodías, los conciertos, los paisajes, las situaciones extrañas, la gente freak, los Tumblrs con imágenes freaks, la belleza y la fealdad, en el cine y en las series. Encuentro la inspiración en muchos momentos, en muchas situaciones de mi cotidianidad, pero sobre todo en las personas.

Para mí, tener una profesión creativa significa
estar en un continuo estado de evolución, aprendizaje y autocrítica. Estar siempre vinculado con el mundo creativo. Cuestionarme nuestro contexto y, sobre todo, trabajar en lo que me gusta.

Me gustaría trabajar/colaborar con
Miranda July. Me gusta mucho su manera de entender el mundo y su versatilidad. Puede abarcar un amplio abanico de lenguajes: desde el arte más conceptual, al cine y la escritura. Sus proyectos hablan de sencillez y cotidianidad. Todo lo que hace me remueve por dentro y me inspira mucho. También me gustaría colaborar con la ilustradora Marion Fayolle. Es una artista francesa que a través de sus ilustraciones explica historias de relaciones amorosas y humanas, todo mezclado con humor y sexo. Por último, también me gustaría colaborar con Lope Serrano, uno de los creadores de la productora Canada, porque además de admirar el trabajo que hacen a nivel de realización, él es un excelente ilustrador.

Si tuviera que recomendar el trabajo de alguien sería
el de Edward Hopper, como referente pictórico pero también en términos de concepto, por cómo explica las historias. Todos sus cuadros esconden relatos. Personajes que te explican situaciones en las que el espectador puede dejar volar su imaginación. ¡Me flipa! En términos más contemporáneos, me gusta la obra del pintor Paco Pomet, de técnica impecable y un concepto gamberro y a veces perverso. También recomendaría las ilustraciones de Winnie Truong por la manera con la que a través de retratos con lápices de colores puede generar belleza y fealdad a partes iguales. También me gusta mucho la obra de la ilustradora Denise Nestor y las pinturas de Henrietta Harris. También recomiendo el talento de casa, el de mi entorno más cercano. Porque siempre he pensado que soy quien soy y hago lo que hago gracias a la gente con la que hablo, vivo y aprendo. Ilustradores como Mariadiamantes, Marina Capdevila, Chamo San, Lara Costafreda, Reskate, Olga Capdevila, Raquel Tomàs, Laia Gutiérrez, Bego Antón, Jordi Rins o el estudio Pesca Salada.

Me obsesionan
muchas cosas. Diría que cada dos semanas cambio de obsesiones. Tanto puede ser la obra de un artista, como una canción o una película. Las de estas últimas semanas han sido: hacer una ilustración de mis referentes musicales cada día. Después los etiqueto y a algunos les he enviado un print y todo (rollo fan). También me obsesiona un ilustrador francés que no tiene nada que ver conmigo pero me gusta mucho, se llama Tom Haugomat. Escenas cargadas de colores y texturas. También me he obsesionado con la serie “Transparente” de la guionista Jill Soloway con guiones que giran alrededor del costumbrismo y la ironía, grandes actores, impecable fotografía y una buena banda sonora. Últimamente los GIFs también me obsesionan mucho.

Me dan miedo
muchas cosas. Me pasa un poco como con las obsesiones, cambio de miedo casi cada semana.

No puedo vivir sin
escuchar música, sin dedicar cada mañana una hora a mirar webes, videoclips y Instagrams que sigo.

Lo que poca gente sabe de mí es que

soy amigo del orden. Lo soy tanto que me gusta tener los lápices de colores siempre ordenados según la escala cromática.

En mi nevera nunca faltan
yogures griegos y birras.

Si no viviera donde vivo, viviría
en muchos lugares. Llevo unos años en Barcelona, y de momento me quiero quedar más tiempo. Es una gran ciudad con oportunidades, donde surgen muchos contactos y sinergias. Pero también me gustaría volver a vivir en Anglès (de dónde soy) o en Girona. Y puestos a soñar, en Tokio, Reykjavik, Nueva York o París.

Si no me dedicara a lo que me dedico, sería
algo relacionado con el mundo de la creatividad. Quizá más relacionado con temas de aplicaciones para móviles u otros dispositivos. Y paralelamente también me gustaría tener una tienda muy grande de material de Bellas Artes.

Mi lema de vida es
no tener ningún lema.

De aquí a 10 años me imagino

reinventándome cada tres años. Es importante aprender, desaprender y evolucionar. Me gustaría continuar con la ilustración, el diseño, la publicidad y la creatividad, pero habiendo encontrado otros objetivos relacionados. Es necesario lograr nuevos objetivos de vida cada poco tiempo.

Marc Pallares Marc Pallares02 Marc Pallares03 Marc Pallares04 Marc Pallares05 Marc Pallares06 Marc Pallares08 Marc Pallares09

Powered by Meyba.