Los jardines verticales más impresionantes del mundo

TheCreativeNet - Barcelona portada

Los jardines verticales más impresionantes del mundo

La tendencia de crear pequeños pulmones verticales en medio de grandes ciudades no para de crecer. De hecho existen muchos proyectos en plena construcción. Pero curiosamente el edificio pionero en Europa en este tipo de ecosistemas está en Barcelona. Este tipo de proyectos producen una gran cantidad de oxigeno, limpian el aire de la polución y sin lugar a dudas aportan un efecto estético maravilloso. Estos son algunos buenos ejemplos de edificios que en realidad son jardines.

Edificio Planeta (antes Banca Catalana), Barcelona.

Construido en 1978, se trata del primer jardín vertical de la ciudad. Fue diseñado por los arquitectos Josep Maria Fargas y Enric Tous y el proyecto paisajístico fue realizado por el jardinero Everest Munné. Sin duda la fuerza arquitectónica del edificio está en la cuidada selección de especies, que crea un efecto envolvente y natural. Pionero en su momento de esta nueva manera de hacer jardines, de hecho se convirtió en el primer jardín vertical de Europa.

TheCreativeNet - Edificio Planeta

Pared buganvillas de Palo Alto, Barcelona.

El autor de este jardín vertical en las paredes de esta antigua fábrica textil es Josep Farriol. Hoy en día las fábricas que forman Palo Alto se utilizan como taller para artistas, diseñadores y arquitectos. En este caso se trata más de una fábrica de jardines que del jardín de una fábrica. La naturaleza sigue su curso, invade los rincones y crece libremente, pintando los enormes muros de colores.

TheCreativeNet - Palo Alto

El jardín vertical del Caixa Fórum, Madrid.

Este jardín vertical fue inaugurado en 2008, ocupa más de 480 metros cuadrados de superficie y 24 metros de alto, cubre una de las fachadas del Centro Cultural Caixa Fórum y el encargado del proyecto fue el francés Patrick Blanc. Está formado por más de 15.000 plantas y 250 especies diferentes, que permiten reducir el consumo de energía del edificio y a limpiar el aire de la ciudad.

TheCreativeNet - Madrid

El jardín vertical del edificio Santalaia, en Bogotá.

Hasta ahora el más grande del mundo. Se inauguró en 2015 con más de 3.000 metros cuadrados y 84.000 plantas. Este edificio ha sido diseñado y construido por Exacta Proyecto Total y su objetivo fue construir un edificio vivo con capas uniformes de plantas en color y en volumen. Este muro produce oxígeno suficiente para el uso anual de 3.000 personas, además de eliminar 2.000 toneladas de gases nocivos al año y más de 400 kg de polvo de la polución. Su sistema de riego también es innovador: se regulan automáticamente con la humedad y la radiación solar, además de reciclar el agua sobrante.

TheCreativeNet - Edificio Santalaia

The Tower Flower, París.

Este edificio de apartamentos está cubierto por cientos de macetas con hasta 380 tipos de plantas diferentes. Aunque parezca que estén situadas en los balcones de los pisos, en realidad están incrustadas en la estructura del edificio. Su diseñador se llama Edouard François y su objetivo era que los residentes del edificio tuvieran la impresión de dormir en un árbol.

TheCreativeNet - Tower Flower

Jardines de la Bahía, Singapur.

Este complejo funciona como pulmón de la ciudad y fue creado como atracción turística. Formado por un circuito de parques y dos invernaderos que contienen más de 220.000 de flores en las dos hectáreas que suman todos los recintos. El objetivo de este macroproyecto casi futurista es situar la ciudad de Singapur dentro de un jardín gigante.

TheCreativeNet - Singapur

La Torre de Chipre, Nicosia.

El estudio francés Ateliers Jean Nouvel construyó este bloque de pisos en Nicosia (Chipre), con paredes decoradas por amplios balcones que con plantas. Con sus 67 metros de altura, se trata de una de las estructuras más altas de la capital chipriota y está formada por apartamentos, oficinas y tiendas.

TheCreativeNet - Torre de Chipre