¿Causa o efecto?

Captura de pantalla 2016-12-27 a las 14.23.31

¿Causa o efecto?

¿Sabías que nuestros sentidos funcionan a diferentes velocidades? Eso significa que el cerebro tiene que retrasar algunos para hacerlos coincidir. Y así crear un sentido unificado. El «ahora mismo» que experimentamos en nuestras cabezas siempre va un poco más tarde que el mundo exterior. Se necesitan 500 milisegundos, o medio segundo, para que la información sensorial exterior se incorpore a la experiencia consciente. Por lo que en cierto modo cuando el futuro ya ha sucedido nosotros todavía no somos conscientes.

Un efecto secundario de esto es que puede parece que la causa y el efecto se invierten. Los psicólogos aseguran que si a una acción voluntaria (como presionar un botón) la sigue un efecto retardado (como un destello), el cerebro creará la sensación de que los dos están más juntos en el tiempo de lo que realmente están. La mente consciente es propensa a este tipo de manipulación. Debe interpretar el mundo, hacer predicciones sobre el futuro y descubrir un curso de acción. Lo cual es difícil y lento.

El más rápido es el reflejo de sobresalto. O todo lo que hacemos en menos de medio segundo. Golpear una bola rápida, improvisar una letra o atrapar la mirada de un extraño. Lo hacemos a través de circuitos automáticos en lugar de mediante una decisión consciente. El resultado es deprimente o inspirador, dependiendo de nuestra interpretación. Y es que para algunas de las mejores cosas que hacemos los seres humanos no necesitamos ni siquiera la consciencia.

Foto de Portada de Device.