No te fíes de alguien demasiado feliz

portada

No te fíes de alguien demasiado feliz

Ho sentim, aquesta entrada està disponible només en Español De España. El contingut es mostra en l’idioma alternatiu. Fes click a l’enllaç per canviar l’idioma actiu.

Cristina Daura es ilustradora. Sus composiciones imposibles, sarcasmo, obsesiones y colores estridentes son su mayor seña de identidad. Ha publicado en el New York Times, el New Yorker o Lucky Peach. Ha hecho portadas para Penguin y Blackie Books. Forma parte de la organización del festival de autoedición Gutter Fest y ha colaborado en fanzines como Rojo Putón, Krovra, La mansión en Llamas o Bulbasaur. Pero asegura que lo que más disfruta haciendo son carteles. Y si son de música, mejor. Ah! Y también tiene pánico a volar, pero quizá por eso su mayor sueño sería 1. Decorar un avión con sus dibujos y 2. En otra vida, ser controladora aérea.

cristina daura

Me gusta
tomar café delante de mis amigos/as que “lo han dejado” y escuchar sus argumentos y razones.

Detesto
la falsa felicidad que recibo a diario por los medios y las redes sociales.

Admiro
a cualquiera que le ha dicho que no a un trabajo por dignidad.

Me enfada
leer e-mails diciendo “no pagamos pero te daremos mucha visibilidad”.

Sueño con
poder provocar una pelea con algún/a vendedor/a de ONGs que te asaltan en la calle.

Mi mejor defecto es
que a veces me gusta provocar discusiones cuando no las hay.

No me deja dormir
normalmente una entrega o si no el haber leído algo sobre agujeros negros. Años atrás no me dejaba dormir el estrés y la ansiedad.

Cuando trabajo
miro muchas series, de fondo.

Lo mejor de mi trabajo es
poder pensar que esto ya no es mi hobby.

Y lo peor,
la cuota de autónomos/as.

Me obsesiona
el color y la luz.

Me da miedo
perder la vista por completo.

No puedo vivir sin
ver a mis amigos cada semana y, por lo normal, ver un capítulo de algún reality juntos/as. Claro está que tampoco no podría vivir sin música.

Mi proceso creativo
se basa en pasarme un buen rato en un bar con una libreta en blanco intentando sacar una idea y de ahí en el estudio. Andar también me funciona.

Me inspira
cualquier historia sórdida.

Para mí, tener una profesión creativa significa
un dolor cabeza pero que a la vez me hace estar en paz.

Me gustaría trabajar/colaborar con
alguna aerolínea, pero no en la revista, en algo del propio avión.

Si tuviera que recomendar el trabajo de alguien sería
el de Marc Torices, Olga Capdevila, Camille Vannier, Roberta Vázquez y a RuPaul por ser un referente de vida.

Lo que poca gente sabe de mí es que
a la gente que más quiero la he detestado antes.

En mi nevera nunca falta
queso y yogur de oveja.

Si no viviera donde vivo, viviría
en México DF, de momento, la mejor ciudad en la que he estado.

Si no me dedicara a lo que me dedico,
ojalá pudiera ser controladora aérea.

Mi lema de vida es
«Nunca confíes con alguien que dice ser feliz demasiadas veces, eso es que está mal de la cabeza».

De aquí a 10 años me imagino
en algún tipo de terapia.

12592753_1205560092827662_5324380543302697491_n 13612215_1319830538067283_325985679615328282_n 14563371_1423795757670760_9074168744064319862_n 14568092_1397653753618294_2475269411673843554_n 15094466_1449883398395329_8465086855552258129_n 15977707_1524985644218437_9027642208098776936_n 16422431_1548618071855194_6106903231731560882_o