3 motivos por los que deberías estar mascando chicle ahora mismo

TheCreativeNet - chicle

3 motivos por los que deberías estar mascando chicle ahora mismo

Existen dos tipos de persona: los que mastican chicle, y los que no. Y eso es porque si se hace no se hace de forma casual. Mascar chicle es toda una religión. Detrás de uno viene otro. Y otro, y otro, y otro más. Eso sí: esta afición tiene tantos fans como detractores. Y es que en según qué situación se considera de mala educación. Pero varios estudios han demostrado que el consumo de esta golosina puede resultar beneficioso en muchos sentidos. El acto de masticar aumenta el nivel de sangre en nuestro cerebro. Y esto se traduce en una mayor capacidad intelectual. Si somos más rápidos, más ágiles, más despiertos. También seremos más creativos. Estas son las 3 grandes ventajas de masticar chicle.

1. Aumenta la concentración.
El acto de mascar estimula el flujo de sangre en la zona del cerebro. Aunque se ha demostrado que el efecto no es el mismo si no se tiene nada en la boca. Masticar chicle aumenta el rendimiento cerebral, sobretodo en actividades multitarea. Aumentando los resultados hasta un 109%. Por eso desde la Primera Guerra Mundial que se envían raciones de chicles a los soldados estadounidenses.

2. Aumenta la memoria.
Varios estudios han demostrado que mascar chicle ayuda a obtener mejores resultados en tareas de memoria visual y auditiva. Y eso es porque el esfuerzo físico aporta una cantidad de sangre extra a nuestro cerebro. Esto quiere decir que las personas que mascan chicle tienen una mayor agilidad mental. Y un mejor proceso de aprendizaje.

3. Reduce el estrés.
Masticar chicle tiene un efecto calmante. Se ha demostrado que este hábito reduce la ansiedad en más del 17% en situaciones estresantes. Proporciona alivio durante las tensiones cuotidianas y mejora el estado de ánimo. Y eso es porque consigue reducir hasta un 16% los niveles de cortisol (la hormona del estrés) en la saliva.

Foto de Portada de Nadine Goepfert.